Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

A finales de la década pasada se produjo la explosión del teléfono inteligente, desde ese momento se invirtió la evolución en el diseño, ya que la industria trabajaba hacia teléfonos cada vez más pequeños. La llegada de las pantallas táctiles abrió el camino a productos donde el tamaño dejaba de ser un problema. Al contrario, se comenzó a valorar el hecho de contar con más pulgadas en la diagonal de tu teléfono.

En los últimos años hemos experimentado un crecimiento efectivo en las pantallas, al tiempo que los fabricantes consiguen reducir bordes y grosores. Debemos tener en cuenta que el teléfono tal y como lo conocemos hoy en día es todo lo que se le puede pedir a un ordenador de bolsillo y la pantalla táctil el método de interacción más natural que hemos encontrado. Difícilmente vamos a volver atrás en cuestión de tamaños.

El último episodio en esta particular evolución lo encontramos en las pantalla panorámicas. Es cierto que el formato 16:9 se había conseguido extender con facilidad, pero todavía quedaba una vuelta de rosca (y bisel) para conseguir llegar a 18:9, el estándar que podemos considerar “establecido” durante este año.

Para el que ande un poco perdido con esto de los formatos panorámicos tenemos que comentar que el 18:9 es una forma de establecer la proporción entre altura y anchura de la pantalla: por cada 18 unidades en altura tenemos 9 unidades en anchura. Sí, en este caso es el doble, así que podemos formar dos cuadrados perfectos al dividir la pantalla (como se aprecia en la imagen).

¿Beneficios de jugar con este formato en un dispositivo móvil? Muchos, de hecho es una especificación que se extiende desde la gama alta hasta teléfonos que están al alcance de cualquiera, como los nuevos Vodafone Smart N9 y N9 Lite. Vamos a conocer con más detalle qué nos ofrece:

1.- Una pantalla más grande en un teléfono más pequeño

Así es. Un teléfono que apuesta por los 18:9 puede acomodar más pulgadas en la diagonal de pantalla en un teléfono más pequeño; eso sí, con un grosor significativamente inferior, algo que como veremos más adelante, también tiene sus ventajas.

Es justo comentar que este cambio de formato viene acompañado por la capacidad industrial de conseguir marcos mucho más finos alrededor de la pantalla, algo que no solo se limita a izquierda y derecha, también están recortando en la zona superior e inferior. Automáticamente lo que consiguen es que los teléfonos sean ‘todo pantalla’. Con la siguiente imagen podemos hacernos a la idea de un mismo tamaño de teléfono, con los dos tipos de pantalla.

Con la tecnología actual y el formato ultrapanorámico es posible acomodar pantallas de más de 6 pulgadas en el tamaño que antes teníamos 5,5 pulgadas y formato 16:9. Este cambio ha llegado para quedarse. Tanto iOS como Android han asimilado que es la mejor opción.

2.- Más fáciles de usar con una mano

Al ver las formas reales que están tomando los nuevos teléfonos es fácil pensar que el truco está en recortar en grosor de pantalla, algo que es evidente, pero se aprovecha para conseguir diseños mejores en la mano. Todo el mundo se siente más cómodo al utilizar con una única manoalgo que tiene menos grosor, como puede ocurrir con un mando a distancia de televisor.

Estamos haciendo crecer el tamaño de pantalla sin perjudicar el uso del teléfono con una sola mano. Al mismo tiempo los diseñadores de los sistemas operativos trabajan en adaptar los contenidos para que mejorar la usabilidad.

Podemos decir que se intenta trabajar más en la localización de elementos importantes y en los gestos en la zona inferior de la pantalla, que queda accesible al pulgar en toda su parte horizontal.

3.- Llevando a la multitarea a otro nivel

La manera de trabajar la multitarea es el aspecto software que más ha salido ganando con el cambio. Los diseñadores han entendido que el formato de pantalla al ser dividida en dos cuadra con dos cuadrados perfectos. Esto invita a crear aplicaciones que puedan estar conviviendo a la vez en la misma pantalla, en definitiva, mejorar nuestra productividad.

Es posible jugar con ello tanto de forma horizontal como vertical, y los nuevos sistemas proponen mecanismos para crear pantallas flotantes, o maximizar unas ventanas u otras, según necesidades.

La capacidad de mostrar e interactuar con varias tareas en pantalla es algo que se está haciendo a nivel fabricantes, pero tiene mucho camino por recorrer, especialmente desde que forma parte de la base de Android.

4.- Mejora la visualización del contenido

Olvidémonos de la multitarea y pensemos en cómo mejora el nuevo formato a una aplicación en concreto. Pues lo primero que tenemos que pensar es que ahora tenemos más resolución vertical, que es la orientación en la que más tiempo está el teléfono móvil.

No, esto no provoca un problema con las aplicaciones existentes, todo lo importante que podamos hacer con nuestro teléfono móvil está siendo adaptado para aprovechar ese espacio extra, y para lo que no, los teléfonos proponen trucos – como el escalado – para realizar la adaptación.

Podemos apreciar con facilidad la mejoría en el navegador web, un lugar donde la disposición vertical del contenido es prácticamente natural. Diremos lo mismo de un lector de libros electrónicos, lector de pdfs, o cualquier aplicación que represente muchos elementos y la navegación se haga mediante desplazamiento vertical.

Todo el que disponga de un teléfono con estas proporciones de pantalla puede empezar a aprovechar la mejora en aplicaciones como YouTube, Netflix, o Snapseed. Si pensamos en juegos, ya hay mucho contenido preparado, con títulos como Clash Royale o Temple Run 2.

5.- Optimizado para la realidad virtual

Posiblemente nos suena un poco lejos esta historia, pero el teléfono móvil está llamado a ser el principal motor de la realidad virtual, al conseguir economizar de forma importante la creación de un sistema de calidad. Muchos fabricantes están creando sistemas en los que la pantalla de realidad virtual es el propio teléfono.

¿Cómo? Introduciendo el teléfono dentro de un casco – o accesorio – y colocándolo a la distancia correcta de nuestros ojos. El contenido se tiene que formatear en dos partes, como se aprecia en la imagen anterior: la mitad de la pantalla será para el ojo izquierdo, la otra para el derecho.

Cuanto más panorámica sea esa pantalla y mayor resolución tenga el panel, será mejor para representar contenidos divididos en dos partes iguales.

6.- Más allá de los teléfonos

Lo comentamos en el punto número 4, pero aquí queríamos hacer hincapié en que el formato panorámico 18:9 es la opción ideal para consumir contenido multimedia. Esa proporción no es algo que haya aparecido en la industria para centrarse en el teléfono móvil, es algo bastante más global y hay que saber aprovecharlo.

El formato panorámico para la visualización de series y películas es una realidad en televisores y creadores de contenidos. Es fácil encontrar producciones en Netflix que se adaptan como un guante al 18:9 sin dejar franjas negras en el teléfono, lo veremos a toda pantalla.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el formato de pantalla 18:9 es independiente de la tecnología, está disponible tanto en paneles OLED como LCD, lo que facilita que tengamos productos en todos los rangos de precios.

El formato 18:9 en los Vodafone N9 y N9 lite

Si pensabais que el formato 18:9 era algo reservado a la gama alta, sólo hay que echar un ojo a los nuevos Vodafone Smart N9 y N9 lite, dos teléfonos que ofrecen todo lo que puedes esperar en un producto de última generación a un precio muy contenido.

En ambos teléfonos contamos con el nuevo formato de pantalla y paneles IPS; en el caso del N9 con 5,5 pulgadas, y en el más asequible modelo lite nos quedamos en 5,34 pulgadas.

El segundo aspecto a destacar es que Vodafone apuesta por Android limpio, a la última. El N9 se estrena con Android 8.1 Oreo, mientras que el N9 lite lo hace con Android 8.1 ‘Go Edition’.

Diseñados por la propia Vodafone en Europa son ganadores del premio iF Product Design Award. Para el que quiera conocerlos mejor, ya están disponibles en los canales de distribución de la compañía, con una funda de regalo.

Imágenes / Vodafone